Blog

CREENCIAS DE ELLOS, NO SON TUYAS. SANA Y RECODIFICA

CREENCIAS DE ELLOS, NO DE TI

CREENCIAS

Alguna vez pensaste, o te fijaste en el hecho de que las creencias que traes contigo; a veces, y en casi todos los “problemas” que tienes, en los sueños que dejas pasar, son un atributo contraproducente más, sumadas estas, a la herencia familiar como ya venimos hablando; y ambas manejan tu vida a su antojo

TIENES EL PODER PARA CUESTIONARLAS

PARA CAMBIAR, FORMAR TU VIDA SIENDO TÚ, PRIMERO DEBES APRENDER A CONOCER LO QUE CAUSÓ EL DOLOR- PROBLEMA

Y así como tú te cuestionabas cuando eras niña, formulando interrogantes que para los adultos eran un sinsentido, y del otro lado recibiste una respuesta, QUE PARA TI, AL SER PEQUEÑA, ERAN CIERTAS, puedes comenzar a derribar barreras que esas creencias erradas te impusieron y te forjaron una vida que hoy no es la que te permite avanzar, brillar, ser quien quieres ser, son barreras que te impiden ver oportunidades de  éxito o que te incitan a tomar decisiones  irracionales; barreras tan fuertes formadas por esas creencias. 

Eso que hasta hoy diste por único y verídico, lo que aseguras que es  una verdad, no es más que una creencia o un  paradigma, una manera  m{as de percibir el mundo, desde la perspectiva temerosa y desconfiada de alguien más.

Y, aunque muchas pueden estar bien  sustentadas, otras no son más que el resultado de  miedos y temores, propios o de alguien más que se las enseñó. No se trata de creer lo que vimos a través de la mirada y el juicio de alguien más; sino todo lo contrario, se trata de crear TU lo que ves. “LO CREAS, LO  SIENTES, LO CREES”

Muchas veces, esa versión de la realidad que tienes, causa más daño de lo que piensas, porque seguro que te mantiene en una zona segura o de confort, que no por el hecho de que sea conocida, esa zona será bella, ni mucho menos, sana. 

Es cómoda porque la conoces, aunque ya se ha dicho, que cuestionar todo lo que te llega; es abrir tu mente inconsciente acostumbrada a actuar inconscientemente, a una visión más holística a tener una consciencia de unidad. 

Porque, ¿Quién te dijo que debes cumplir un estatuto pre-escrito? para vivir siendo tú, y ser inmensamente feliz por serlo

En la zona de comodidad, no hay, ni habrá jamás por qué temer(eso duele y mucho), no hay sorpresas, ni altibajos; es cómoda porque no tienes  que esforzarte, mucho menos confrontar lo que te molesta o lo que te hace sentir mal. Te acostumbraste, aunque no lo quieres para ti, pero aceptas eso como único y real y no haces nada por buscar afuera algo más.

De las creencias parte lo que haces, sumado a lo que traes como herencia, es un cóctel que te mantiene enferma, estancada, ebria de dolor que no puedes refutar, y hoy quiero ayudarte a  crear estrategias para que puedas reconocerlas, luego evaluar si están bien fundamentadas, si no, eliminarlas  y comenzar a cimentar una base de creencias nuevas  que cambie tu percepción de las oportunidades y que  produzca un cambio positivo en ti. 

ROMPER CREENCIAS

SI COMIENZAS A CUESTIONAR LOS ARGUMENTOS QUE SOSTIENEN TUS CREENCIAS (LAS PATAS QUE SOSTIENEN ESA VIDA QUE TIENES), SE DESESTABILIZARÁ TODO LO QUE CREÍAS CIERTO, COMENZARÁS A REFUTAR CADA UNA DE ESAS PATAS, PARA ROMPER ESA MESA  Y ASÍ RECONSTRUIR TÚ PROIPAS CREENCIAS. 

¿Y cómo hago para saber qué creencias me llevaron a estar hasta donde hoy no quiero estar? 

Creo, y afirmo que no es sólo una creencia; en mi caso, era una casa llena de creencias, un baúl gigante que por más que cambiaba de ciudad, él me seguía y cada vez  vez pesaba más; más años pasan, más te sumerges en ellas, y te acostumbras a NO SER TU MISMA, a sufrir, a procrastinar porque eso también te lo enseñaron.

Mi casa, como les dije antes, es un inmenso ovillo de creencias; enmarañadas, por parte de mamá que me enseñó, entre mucho que me enseñó, algo que me estancaba; y era el creer que debía soportar el no amar a mi padre, dejó que pasaran los años, y creyó que así nomás un día cambiaría todo; pues no cambió, ella no lo amaba, jamás lo amo, jamás aceptó que no lo amó como hombre, sino que lo buscó inconscientemente para hacer el papel de padre.

Yo copié eso, una de tantas estúpidas creencias, que hoy amo haberlas tenido, porque así las descubrí, y de esa manera crecí, y crezco a diario más interiormente sana y fuerte.

Pero para mí, esa creencia la acepté como verdadera, defendible, y cuando alguien se separaba, porque la mujer le había pedido separarse, yo misma decía al ver desde afuera, lo que escuché a mi madre decir, y lo peor de todo es que lo decía creyéndolo cierto, la frase: pero él es buen hombre.

Y qué si es buen hombre!!!

Ese no es el punto!!

El tema es amar la vida que tienes, para ser uno misma, y esa es la única manera de ser luz y dar lo mejor al mundo

¿Cómo sé cuáles son esas creencias?

¿Qué argumentos sostienen esas creencias? Soy así porque me lo enseñó mi madre, mis padres me enseñaron eso con su ejemplo, en el colegio me hicieron creer eso, etc..

Esas y mil preguntas más te estarás haciendo ahora mi querida

Yo las llamé preguntas incómodas, dolorosas, bulliciosas y aturdidoras, porque tienen la capacidad de ir a la raíz del problema, es un ir de a poco al pasado(no es lo mismo que quedarte a vivir ahí), y de seguro te pondrán incómoda, ya que debes captarlas desde afuera del confort; y cuando estás ahí de visita en tu pasado, es cuando conoces la cara de esa creencia.

Así podrás confrontar tus creencias y poder tratarlas para sanar

Sé que si estás aquí leyendo esto, es porque sabes que hay algo que cambiar, también sientes que en tu poder está la llave a una vida bella y sana; y que vienen con una intención sobrenatural y urgente de hacer un gran cambio; por ello es que fácilmente encontrarás las creencias que con los argumentos que debes tratar(Los argumentos son las patas-enseñanzas– de la mesa de creencias que dirigen tu vida)

Principales preguntas

  • ¿Quién te la dijo, quién te la enseñó? 
  • ¿Cómo sabes tú que lo que te mostraron y enseñaron, es  verdad?
  • “Pueden ser todo un conjunto de mentiras para ti”
  • Con la primera pregunta sabrás de dónde se origina la creencia. 
  • ¿Quién te la dijo?

Seguramente, y es lo común, todos los preceptos que dirigen tu vida, a ver, esas creencias, te las enseñaron desde pequeña, con palabras o ejemplos, alguien con más autoridad que tú, alguien en quien cualquiera en la niñez, confiaría. Y ahí está el punto, damos por hecho, porque es CÓMODO, creencias y preceptos injustificados. Sólo nos dedicamos como humanos, a seguir patrones familiares, pero jamás te detuviste a cuestionarte ni indagar sobre ellas, sobre esas creencias

Es más, si de niña querías cuestionar una creencia, podía ser malo para ti, estaba mal visto, pues resultabas ser la oveja negra; al menos eso me ocurría a mí de niña; y te quedas con ese escenario, te dices a ti misma “mejor no hablo” porque estaba confrontando la tradición que estaba implantada y transmitida por personas con “más conocimientos que nosotros”. Eso nos hacían creer; pero nadie sabe todo de todo en la vida; sólo TÚ sabes lo que es bello para ti

Ahora que te das cuenta de esto, es importante que sepas que el cambio y eliminación de ciertas creencias que te estancan, es complejo, incómodo, doloroso; y déjame decirte que es un proceso en el que te llevarán tus emociones de un lado a otro; y sólo tú, con tu decisión puedes argumentar tu punto y cambiar progresivamente. 

No necesariamente se trata de una persona, quien te impuso esa creencia, puede ser un grupo de personas o incluso conglomerados como los periódicos, la radio, la televisión, el país en donde naciste; es decir, cualquier figura en la cual la persona confíe. No necesariamente la creencia se transmite con la intención de generar miedo o limitar a la persona, pero es el efecto más común que genera en nosotros los humanos.

Nos acostumbramos, desde pequeños, a la idea de que hay una autoridad, en la que confiamos, y es por ello que no nos detenemos a imaginar que sus palabras, o actos, sean malos o erróneos; confiamos en ellos porque tienen más autoridad que nosotros.

OJO, ya no eres niña.

Ya no eres esa niña, ya has crecido y el problema está en que dejaste que los miedos de otra persona, sus mañas y actitudes, gobiernen y manejen tu vida. Imitamos el camino de esa persona, o esas personas, sin darnos cuenta, porque repetimos patrones familiares, espaciales y estatales.

Si empiezas a ser tu misma, tus experiencias también lo serán

Con sus ideas y conocimientos subjetivos, las demás personas te impusieron creencias de a cuerdo a sus vivencias; si a tu madre le fue mal en su vida, pues ella verdaderamente te pasará a ti su vivencia, ya sea con consejos basados en su dolor, o con su modo de vivir la vida que es la mejor manera de enseñar, a través del ejemplo vivido; te criaste escuchando y observando lo que ella sufría, lo que no hacía y lo que si; eso para ti es una creencia que argumenta las patas de la mesa que representa tu vida; ese argumento se suma a muchos más que traemos desde niñas; con respecto al dinero, a los fraudes entre amigos, a que el dinero es sucio, a que si es bueno el hombre, debes aguantar el no amarlo; etc. y así se hace una lista interminable de creencias que cargas y te anclan en el vacío existencial, con la pregunta sin hacerte a ti misma ¿QUIÉN SOY?

Cuando te das cuenta de que estás viviendo sin vivir de verdad, es cuando te formulas esa pregunta, y al no poder responderla, porque no hay nada en ti que sea propio de ti; y al preguntarte quién te dijo o hizo creer eso que creíste la única manera de vida, es cuando se abren tus ojos, se abren las puertas de tu ser más puro y nace la intriga de ¿Qué si esa creencia, esta realidad dolorosa, no es objetiva y no encaja conmigo? Y como una cosa lleva a la otra, te empiezas a enfrentar a la fuente con otra pregunta

¿Cómo sabes tú que lo que te mostraron y enseñaron, es  verdad?

Cómo haces para justificar esa creencia; como nos decían en las evaluaciones, y en todo es así: Tienes la respuesta, ahora justifica la respuesta. Tienes la creencia, justifícala, puedes defenderla? Qué argumentos sostienen en ti esas creencias?

No podrás, no pude yo tampoco, defender algo que es indefendible, porque no tiene argumentos reales, sino creencias basadas en otras creencias, con argumentos basados en otros argumentos de alguien más.

Entonces si miras a la persona, metafóricamente hablando, y le preguntaras si lo que te hizo creer es verdad, contrastarás su creencia con su realidad, verás que su realidad es de terror, entones sus creencias, también lo son. No puede alguien con una vida sin sentido, sin amor propio, sin espiritualidad sana; darte una creencia suya como consejo.

En el momento en el que racionalizas la creencia, le pones un valor, un símbolo, la identificas con algo en lo que estás trabada, estancada. Comienzas a ponerles puntuación, una nota, que te permite ver que no valen nada, y entonces comienzas a querer refutarlas, cambiarlas, y es ahí cuando comienzas a sentir el gusto de la vida, empiezas a conocer el sentido de tu vida.

Te daré un ejemplo de mi vida:

Cuando era pequeña, y hasta hace muy poco, antes de haber realizado el proceso de autoconocimiento y sanación, incluso antes de haber podido dejar en claro que elegí una pareja para que me cuidara, que fuese como mi padre; antes de todo ese largo tiempo y proceso hermoso de vida que me hizo descubrir quién SOY; yo estaba convencida de que la pareja de mi madre y mi padre estaba bien, que estaba correcto lo que escuchaba decir a mi madre, que mi padre por ahí la trataba mal, pero era buen hombre por eso se quedó con ella; o que mi padre se quedara calado y con dolor porque mi madre tuviese un enamoramiento repentino de alguien que conoció; pero ambos seguían y se hicieron daño mucho tiempo.

Para mí manera de ver las cosas en ese momento, mi madre tenía la culpa de todo, y mi padre era buen hombre, entonces me hice toda la vida del club de fans de mi padre, lo adoraba, y la veía a mamá como la mala, pues eso me enseñaba su dolor y su manera de ser conmigo.

Es que jamás había observado imparcialmente esa relación, ni lo que cada uno de ellos traía como dolorosa herencia, hasta el día en el que comencé a abrir las persianas de mi vida para reconocer y comprender mí bello árbol familiar.

Así pude ver que ambos se hacían daño, ambos eran bellas personas, y por no sanar y no tomar cada cual su camino dieron eso como ejemplo y creencia única de vida a sus hijos; yo incluida; y eso para mí era lo justo, elegí una pareja patrón igual a la de mamá y papá. Pude ver el desvalor de mi madre y su gran desamor con ella misma, resultado de ello fue el tener muchos hijos, no para dar a la vida y al mundo valor, sino para sentirse importante cumpliendo el rol más bello y único de nosotras, el hecho de ser madres y gestar una vida dentro; sólo con ese motivo se quedaba embarazada, y su felicidad duraba hasta que ese bebe llegaba al año de vida; luego ya no sentía que era mujer valiosa, y pasado un tiempo buscaba ser madre de nuevo; distrayendo así a su mente y espíritu para no caer en la cuenta que su niña interior, su mujer interior estaba hecha trisas. Y con respecto a mi padre, pude entender que su crianza había sido la del machista autoritario como era en la época en la que él nació, y había dicho a mi madre que estando con él no se dedicara a lo que ella amaba, ser maestra, porque debía tener hijos y quedarse en casa.

Ambos se habían dañado, ambos tenían creencias nefastas que con el ejemplo de vida nos las dieron a nosotros sus hijos.

¿Cuánto daño pueden hacer tus creencias en los que te rodean?

Daño en ti, daño en tus hijos, daños terribles al mundo que anhela la paz. Como lo deja en claro el efecto Pigmalión; este gran fantasma que aterra al cerebro.

¿Qué nos dice el efecto Pigmalión?

 

En efecto, tendremos un efecto Pigmalión, negativo, y otro positivo; pues como trates a las personas, lo que digas o hagas, a tus hijos y a ti misma, tendrás como único resultado lo que les diste. Los seres humanos nos comportamos según las expectativas de los demás.

Un trauma se crea en segundos, una creencia se implanta en minutos; por qué entonces se está tanto tiempo para borrarla del cerebro.

Mi historia es una más de tantas iguales en este hemisferio; porque una cosa es el no aprovechamiento de libertad de la mujer en Latinoamérica, que es un hecho, aunque sigan creyendo la mayoría que pertenecen a un hombre cuando se casan, y si no pertenecen a alguien no son mujeres respetadas. Y otra cosa muy distinta y dolorosa de aceptar, es esa mujer sin protección que habita aún en países donde la mujer no es considerada humano, no tiene derecho a nada. Aunque a ambas amo ayudar, y a ambas necesita el mundo para ser un mundo de amor y paz; y confío en que se puede lograr.

¿Por qué se pierde tanto tiempo yendo a un psicólogo y jamás lograr sacar esas creencias negativas?

Porque, y sin querer ofender a tantos profesionales, ellos te hacen viajar al pasado para encontrar lo que te dolió y te marcó para ser esa mujer temerosa, pero el error es que te hacen  quedar ahí en el pasado, te hacen estancar en él y no te incitan a pensar que ese pasado es genial, porque ahí eras una niña, PERO HOY NO!!, y tienes todo a tu alcance hoy, toda decisión de triunfo en tus manos.

Puedes descubrir hoy, que lo que te hicieron creer no era verdad

Una vez que miras la realidad de la vida, de la persona, o fuente que te impuso tal creencia; y puedes demostrarte que lo que te dijo no era para ti, porque eso creía ella, no tú; y que tú tienes el poder de crear nuevas creencias y argumentos para una nueva vida más segura de ti; es cuando te das cuenta que vivir así sin hacer nada, es de necios, que siendo como te enseñaron es tétrico para ti y los que de ti dependen; y que si no tratas y sanas esas creencias pues cómo le harás para lograr un futuro promisorio en el que te sientas y vean los demás, como alguien que logra todo, que vale la pena y que es merecedora de éxito en todos los ámbitos de su vida.

Entonces, si viajaremos al pasado, pero no nos estancaremos ahí; te haré siempre relacionar tu dolor del pasado con una espina dolorosa de hoy, que te impide avanzar; para sanarlo, y crear certezas bien arraigadas para un futuro excepcional.

A qué llegamos como conclusión

Ya sabes entonces, que alguien en tu niñez, con más autoridad que tu, te impuso una creencia. También hay casos de amistades que te imponen una creencias basada en su experiencia dolorosa; ya sea que perdió una posibilidad de negocio, o puso un negocio de anime y le fue mal; entonces tu vas con la idea de querer poner un negocio de venta de mangas de anime y ya cargas con lo que te dijo tu amiga, y eso te hace fallar y creer que tu negocio también irá mal.

Entonces:

  • ya conoces la creencia y la fuente de la creencia que te hicieron ser así.-SÍ- (lo que te dijo tu familia, un amigo, etc.; las malas experiencias de ellos te las reflejaron a ti)

  • ya identificaste el temor justo, el miedo a… que tienes

  • ahora confronta la creencia -ya no eres una niña, -las experiencias de tus amistades son de ellas, no tuyas porque no todos los casos son iguales – si no lo intentas seguro habrás fracasado  sin saber si lo habrías logrado, lo cual seguramente te hará sentir frustrada.

  • utilizaremos ese sentir de frustración que no quieres sentir en ti, y no te agrada que tus hijos te vean como una perdedora, porque ellos mas que nadie, quieren una madre súper valiente para tomarla como ejemplo de vida

  • porque el estar y palpar ese sentido de frustración te llevará a la incomodidad extrema; es que comenzarás a crear nuevos horizontes, nuevos argumentos para refutar esas creencias no útiles para ti; y hacer así creencias ciertas y valederas para hoy y ese futuro que sueñas lograr.

Todas tenemos un sueño, un propósito, una visión de vida; es tiempo de que comiences a analizar lo que te regalaron como enseñanza y patrón de vida; sanar así la niña que fuiste, y crear ese futuro llena de argumentos y creencias fortalecidas y únicas para y por ti.

Te espero en una sesión para descubrir las creencias y poder refutarlas; sé que sientes que hay algo por sanar, y yo puedo mostrarte qué es lo que te dañó, para quitarle el poder destructivo que tiene en ti, y hacer nuevos pilares de vida con creencias hechas certeza, creadas por ti.

Mándame un email (sonianlucfe@yahoo.com.ar), o llena el formulario de contacto; así haremos una o las sesiones que hagan falta para una mujer que se vea y se admire como única y exitosa mujer.-

Bendiciones; recuerda que a nadie le hacen falta tus explicaciones, sólo te las debes a ti.

Namaste.-

Quiero conocerte y saber cómo puedo ayudarte

Regístrate para recibir contenido exclusivo y emprender este camino.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *