Amarse a sí misma Blog

El universo te da lo que eres. Lo que vibras.

.Nada es por azar. 

Eres víctima o maestro?

“Cuando asumes y admites que tu vida es TÚ RESPONSABILIDAD, pasas de ser víctima a ser un  bello maestro”

“Si estás con un pendejo, pues es que eres una pendeja, igual que él. La única que puede cambiar lo que no te gusta, eres tú”.-

SOMOS ENERGÍA, SOMOS INFORMACIÓN, VIBRAMOS

Enric Corbera.-

Atraemos lo que vivimos, lo que vibramos; en lo que adolecemos pues eso encontramos.

Si estás viviendo una vida que duele, pues es que te está haciendo feliz hacerte la víctima;  nadie te canonizará porque vivas creyendo que eso es amor, y que el “amor” es sufrimiento, y la única manera de ser maduros emocionalmente y crecer, es que dejes de culpar a tu pareja por lo que te ocurre, pasar de ser víctima a ser maestros, es aprender a ser maduros; porque la pareja que eliges, que el universo te puso, es quien te mostrará siempre en qué estas fallando, qué estás repitiendo del pasado, qué debes curar para madurar, hacerte cargo de una vez por todas, DE TI, y actuar para salir de ahí.

Si miras en retrospección te darás cuenta que siempre has culpado a los demás de tu dolor, porque es más fácil mirar hacia afuera, culpar al entorno, que mirar eso de afuera como un espejo que proyecta lo que está faltando en nuestro interior… mirar nuestro interior y actuar como él nos insta a actuar, nos lleva a hacer nuestro propio destino, no el destino que eliges por hacerte de víctima que es el que lleva al abandono total en el otro; ser inmadura emocionalmente es más fácil porque si algo te sale mal, tienes a quien culpar; y así no llegas a ninguna parte; entonces no te quejes si prefieres estar ahí.

 

Adicción al victimismo, inmadurez emocional

Digamos que te has convertido en una adicta al victimismo, perdón por ser así de directa, pero es algo tan simple que si no lo ves, y no haces algo ahora por ti nadie vendrá a exorcizarte para que dejes de sentir temor, para pasar a hacerte cargo de tu carro, de tu vida.

Que cómo te das cuenta que te conviene vivir de víctima? Por qué digo que te conviene? Porque al momento de fallar o de que haya un problema, siempre tiene la culpa el otro y no tú, porque deslindas las responsabilidades propias de tu vida en él. Entonces deja ya de lamentarte, deja de victimizarte porque la adicción al victimismo te coarta, te encierra en creer que los demás son culpables de tu dolor; y lo peor de todo es que no te permite crecer, avanzar.

Es una larga historia de concordancias, ya que una cosa lleva a la otra, el victimizarte hace que no te veas, no verte ni ver tus errores te lleva a ser inmaduro emocionalmente, lo que lleva a que jamás puedas crecer, avanzar, salir de esa zona de confort que mata, pero estás conforme ahí, por temor a hacerte cargo. Y esto lo traes en tu herencia familiar, repetimos lo que nuestros ancestros hicieron, y el universo lleva a que conozcas a personas que te hagan darte cuenta de esas falencias; pero no para que te conformes, sino para que actúes a favor del cambio, del amor propio, de encontrar el camino a la madurez emocional, a brillar con luz propia. Es proponerte tomar todo lo que duele como motor que impulsará tu crecimiento.

 

¿Cómo es una adicta a victimizarse?

  • Vive lamentándose de lo que le ocurre y es una persona tóxica porque siempre habla mal de los demás
  • Siempre busca ser la víctima de toda situación, no encuentra la enseñanza que deja cada hecho para empezar a ser maestro
  • Constantemente cree que la fuente que causa su dolor es ajeno a él, culpan constantemente a los demás
  • Espera a que las cosas cambien como por arte de magia, o que los demás cambien para ser feliz
  • Cree tener todos los derechos y no deberes, eres una adicta al victimismo “Tengo derecho a ser feliz después de todo lo que hice por ti” No es así, tú tienes el deber de comprender lo que él te muestra para así buscar tu felicidad
  • Esperan a que el cambio que  tanto anhelan caiga del cielo, no hay introspecciones, no interiorizan

 

La comodidad de ser víctima

Claro que es cómodo echarle la culpa a los demás, pero eso lo hace un niño, que es inmaduro emocionalmente; entonces si ya eres adulta, cabe que te des cuenta que si algo sale mal no debes echarle la culpa a los demás, si alguien te hace mal, no tiene esa persona la culpa, sino tú que no te apartas de él. Pero la comodidad te volvió haragana, y no vas a ir más allá de la cárcel de vida que estás permitiendo que hagan por ti, porque estás inundada de dolor que te provoca el temor, que a su vez viene de la falta de amor propio, de no aceptar que te equivocas.

Por qué es cómodo? Por qué mata en vida?

Porque ya desde la biblia, se cree que sufrir te lleva a ser bueno, porque “si Dios lo quiso así” y vives repitiéndote eso para no levantarte de esa silla y actuar para pavimentar tu propio destino…¡Sí sabes que no existe el destino! ¿No? Tú lo haces. Dónde se ha visto que hay que sufrir para amar, y que el amor es sinónimo de sufrimiento? Si no te amas primero no sabrás cómo ni qué es amar. Pero existe esa creencia de que sufrir es algo bueno; y de tanto que sufres por no hacerte cargo, por culpar al otro de tu dolor, terminas con un amargo y desagradable resentimiento hacia esa persona.

Es que sufrir no es necesario, y si te casaste con un pendejo, un idiota, y no haces nada por apartarte de esa situación, entonces es obvio que eres igual de idiota y pendeja que él, porque atraemos lo que somos, y proyectamos lo que somos. O sea que hoy te haces daño tú, pero en tú hijo proyectarás lo mismo que tú haces hoy, a menos que hagas algo para cambiar el destino. Y si tu no te valoras y no te respetas pues seguirás encontrando compatibilidad en alguien que no se valora y no se respeta, y por ende el víctima se convierte así en victimario, porque no estás haciendo lo correcto, salir de ahí, cambiar la situación para dejar de vivir en ese círculo vicioso al que te has apegado, en el que estás conforme. Por no querer crecer, hacerte cargo, te gusta sufrir para convertirte en victimario, y no sabes de otra manera de vivir que esa, y a eso te apegaste.

Qué caracteriza a quienes les gusta sufrir 

“Preferir permanecer en la zona de confort”

  • No conocen otra manera de vivir y descargan su sufrir con ira, cólera, desprecio por ellos mismos,  reaccionando contra quienes son más indefensos (parejas con hijos)
  • Se apegaron a esa manera de vida, el apego no los deja avanzar y creen que siempre lo pasado fue mejor, no son felices con el presente
  • Pretenden creer que todo es permanente, y ya lo dijo buda, la impermanencia de las cosas es lo bello de la vida
  • Ese círculo vicioso los lleva a temerle al cambio
  • Se acostumbraron a que sea necesario manipular “me hiciste daño por eso sufro y te hago sufrir”
  • Llegan a edades avanzadas viviendo siempre en la inmadurez emocional, “todos los que pasaron por su vida le hicieron daño, nadie se quedó a su lado, y terminan creyendo que sus hijos deben cuidar de ellos y que eso es amor hacia los padres; si así no se da, manipulan a todo aquel de su entorno para que asientan su pensar errado. (Mujer que  no se lleva bien con la pareja, y se dice a ella misma… “suerte que tengo a mis hijos”)
  • Se convierten en perfectos hipócritas y mentirosos; porque hacen toda la vida cosas que no quieren hacer, porque no les agrada hacerlo, pero lo hacen para no perder al otro. Ambos se mienten y es lo que termina siendo una relación altamente tóxica, pero les gusta
  • Están creyendo que son víctimas, que están sanos, y que los que no están bien de la cabeza, son los demás que les hacen daño… pero si deja de haber daño lo extrañan, buscan alguien que siga haciéndoles ver como víctimas

En qué se transforma alguien así?

/la víctima se transforma en el victimario/

Ya sea porque siempre cae en relaciones con pendejos y sufre porque el tipo se va con los amigos; o esa mujer, como me ocurrió  a mí, que por buscar alguien que la cuide, tiene a la pareja que es y tiene el rol de padre; de ambas maneras, si no se acepta la responsabilidad de ella misma sobre ella, y ama vivir de víctima, se transforma en una mujer  violenta hacia sus hijos, violencia física y emocional, “mis hijos son míos para siempre” “yo tengo el derecho de haberles pegado” y como temen quedarse solas cuando el esposo no esté, tienden a sobreprotegerlos por creer que ellos, sus hijos, en su ancianidad se harán cargo de ella, la cuidarán; y pensar y actuar así es la mayor forma de violencia que se le puede enseñar a un hijo.

Se dan cuenta que si eso no se cura, no nos hacemos cargo; lo volverá a repetir el hijo afín en el árbol, y jamás TÚ VIVIRÁS UNA VIDA PLENA.

Mi madre, actuó toda su vida así, y sin quererlo yo, seguí ese ejemplo, esa manera de vivir… (la herencia de nuestro árbol familiar) por ello encontramos lo que somos, lo que nos hace falta, y el cambio está e nuestras manos, mirar nuestro interior y no culpar al entorno, si no queremos seguir dañando a nosotros, a terceros, y menos a nuestros hijos.

Quiero conocerte y saber cómo puedo ayudarte

Regístrate para recibir contenido exclusivo y emprender este camino.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *