Amarse a sí misma Blog

¿Es vida esa que hoy no defiendes?

¿Es vida esa que hoy no defiendes?

Mi vida

Mi nombre es Sonia Lucero, y soy igual que tú en todos los aspectos, fui esa que cayó mil veces al vacío, y las mil veces no volví sobre mis pasos para dar con lo que provocó esa caída; ya cuando dejé de existir en la última caída, cuando nada pudo contener mi llanto, cuando veía sólo oscuridad y olía dolor ahí abajo; fue cuando no pude ver nada hacia afuera, porque alguien, no sé quien, me dijo:

-Mira dentro, observa tu línea de vida, saca de ahí la soga que te ayudará a levantarte esta vez, y créeme que jamás volveremos a vernos por aquí.

La incomodidad hace que te descubras

Así es que ponte incómoda toda tu vida; no vuelvas a sentirte cómoda Sonia.

Soy quien se desnudó por completo, aquella que se quedó sin nada para rearmarse, esta vez con sus deseos, sus valores, y sobre todo, con mi convicción más pura: El cambio es bello, es natural, es universal, es lo que debe ser para que seamos éxito y seamos en realidad quienes somos.

Cuando no hay amor, no se sujeta, no se quita la libertad o se calla por cobardía, por dependencia, por costumbre y comodidad asfixiante; cuando no hay amor, se suelta con honestidad, porque eso demuestra que nos amamos y amamos la vida.

De esa mujer, nació Porque Eres Mujer.  Porque somos quienes traemos la vida al mundo, sin mujeres no habría futuro ni sociedad, somos quienes podemos dar paz a este mundo tan sólo trayendo a él hijos sanos llenos de amor de verdad. 

– «Todos los hombres deberían ser feministas. Si los hombres se preocupan por los derechos de las mujeres, el mundo será un mejor lugar. Somos mejores cuando las mujeres están empoderadas: esto conlleva a una mejor sociedad”

John Legend.

 

Cuál es mi objetivo

 El objetivo no es sólo ayudarte a dejar a quien no amas; de eso es el tiempo y lo que hagas con él en cada paso se encargará, el más sutil y bello objetivo es:

*que te conozcas de verdad y ames a la Tu verdadera que aún está viva y no la escuchas

*hacer que aprendas a iniciar tu propio camino de vida, un camino sano. 

*que tu cuerpo, mente y espíritu estén en paz porque toda tú, estará en completo equilibrio. 

*El mayor fin de este programa, es que al deshilvanar tu historia(*), comprendas y aceptes que si hay una relación de pareja, amigos, compañeros; ella debe ser sana para que haya paz interior, y sumar un granito más de arena a la paz mundial.

*El propósito es Empoderar a la verdadera versión de ti, que te ames y confíes en ti misma; que digas, hagas y pienses siempre en sentido a tu amor y paz interior

*Y por sobre todo comprendas que sólo tú eres responsable por tu vida, tu alegría, o tu dolor; y de igual manera te librarás de esa carga innecesaria de culpa, por creer que dañaras si hablas, si al fin eres TÚ.

(*)Y hablando  de historias

Por supuesto que todas tenemos una, y la que les cuento a continuación es una más de esas historias donde el final depende del soliloquio interminable de esta mujer llamada Yazmín

  Yazmín y su interminable enfermedad 

Yazmín estaba muy enferma y ella no tenía la respuesta del origen ni el porqué de ese pesar, lejos estaba de saber qué lo provocaba; así día a día ella buscaba agentes externos, causales de eventos pasajeros, algo que pudiese ser la fuente del dolor tan devastador que sentía, y el cual, según ella contaba, aumentaba día a día, y era un tormento que no cesaba ni a la hora del descanso nocturno.

Le faltaba el aire, se asfixiaba y se sentía desolada aún con lo que antes le agradaba; lloraba por los rincones sin poder decir nada. Ni hablar de esas jaquecas y náuseas!! que según ella las traía desde pequeña. Su pareja y sus hijos sabían que cuando ella estaba mal, no había que molestarla

Un día con mucho dolor de cabeza, se dió cuenta que era primavera, y al mirar por la ventana observó a una acacia floreciendo, la observó y se dijo

 -Quizá soy alérgica al florecimiento de las plantas 

Recurrió a un profesional que le brindó un medicamento que aminorase estos efectos de la “alergia” Así fue que comenzó a tomar medicamentos

Pasó la época del florecer primaveral, y sus dolores, náuseas, jaquecas, no habían cedido

Transcurría el tiempo, y sentía dentro suyo que no era ella, estaba cada vez más enferma, y cada vez se descomponía con más frecuencia

– ¿Qué me ocurre?

– los médicos no dan con el motivo de la enfermedad, que me hace agonizar y me quita las ganas de vivir, aún en esos días en los que quisiera cantar y gritar

´- Ya sé!! hoy me siento demasiado mal, dijo un día; y debe ser esta comida que empecé a comer hace justamente el tiempo en el que estoy enferma, entonces es eso lo que me está causando asco, jaquecas, vómitos y no me permiten estar en pié,,,

Así fue, que dejó de hacer esas comidas incitadoras del malestar, pero eso no calmaba su enfermedad; entonces recurrió a un gastroenterólogo que le recetó medicamentos para la distensión abdominal, para los vómitos, unos para antes de comer y otros para la sobremesa.

Pasó uno, dos meses, y ella seguía convaleciente de dolor y jaquecas, y para colmo los medicamentos le provocaba insomnio, eso decía ella

Así es que los dejó y empezó a comer sano

Pasó un tiempo muy corto, y nada calmaba esos ataques a su calidad de vida

– Debe ser todo lo que hago en el día, y es mucho, también se me suma que a veces no alcanza para todos los gastos, y todo lo que ocurre me estresa

– Todo eso me hace mal, está claro!!

– Por todo esto es que me hundo a diario 

– Voy a consultar, pero creo que necesito algún antidepresivo, eso me renovará; sé de algunos que no ocasionan dependencia..

Así fue que Yazmín, comenzó a tomar medicamentos, y empezó a no estar  tan mal, aunque su enfermedad dolorosa estaba, esos medicamentos la hacían disfrutar un poco de cada día; pero no podía encontrar en todo lo que la rodeaba, una cura para su eterna enfermedad que habían días, en los que la dejaban sin ganas de vivir

Así pasaron 5 años, ya no era aquella hermosa mujer, ella estaba cada vez más enferma y triste, no encontraba la respuesta a nada pero su dolor continuaba, y para colmo ya no podía esconder su tristeza ni sus ataques de ira y desesperación.

Y para descansar por las noches, comenzó a tomar pastillas para dormir, con lo que un tiempo pudo disfrutar de los días, de paseos, y risas, pero al pasar el tiempo, se percató de que estos remedios le causaban mucha más depresión.

Cambió de laboratorio, de dosis, de estrategias para tomarlo, y nada. Se levantaba cada día más agotada, sin ganas, sin aire, y más enferma que antes.

Pasó un tiempo, sus hijos se habían ido ya de casa, su pareja había muerto; no había nada ni nadie alrededor, y ella estaba aún más enferma que antes, cambiaba de hábitos, cambiaba de lugares y se reía un rato afuera de casa, y cuando notaba que se deprimía tomaba un remedio para no caer en una noche de llanto o de jaquecas interminables; y de esa manera su enfermedad se había devorado todo lo que ella era; avanzaba sin escrúpulos sin encontrar jamás lo que le hacía mal.

Un día hurgando en cajas antiguas en el sótano de su casa, se encontró con un libro viejo, lo tomó porque lo recordaba de su juventud, lo hojeo página a página pasando sin parar ni entrar en detalles, hasta que el cambio de tipografía de una cita, la hizo detener, la leyó sin saber para qué ni por qué

“Así fue que hallaron el motivo de la enfermedad al ponerse a analizar las muestras de algunos fallecidos, y después de no dar por mucho tiempo con los remedios para curarla -(medicábamos en vano y las personas aún morían, fue negligencia nuestra, dijeron los especialistas en medicina)- habiendo dejado como saldo tantas muertes, se descubrió que era un virus letal, y por ello esta enfermedad fue destructiva en los años 1900”

Yazmín dejó el libro y dicen que pasó un año y ella ya no era la misma mujer enferma que conocía el barrio, se convirtió en una mujer sonriente, exitosa, amada por toda la vecindad y la mejor consejera de todas esas mujeres que no encontraban la paz ni la manera de SER felices

Sonia N. Lucero

Convirtiéndonos en nadie

Sácate los disfraces y roles que has adoptado que se vuelven cada día más pesados, deja el yo yo, de lado, libérate de lo que no te deja hacerte cargo

Yazmínn eres tú, también fui yo, es mi madre, fue mi abuela antes de morir

Esto es mi manera de demostrarte que para conocer el motivo de una enfermedad hay que analizar el lugar de la enfermedad, su hábitat, dónde se queda hospedada mientras dura; de igual modo, para conocer de dónde se inicia el dolor, hay que analizarlo, y hay que viajar al centro de la historia del dolor, de dónde proviene ese dolor.

Y toda esa información sobre lo que nos está vaciando por dentro y nos mantiene enfermas para hacernos desviar la atención a la verdad, todo eso, está dentro nuestro, está en nuestra historia, y jamás estará afuera, no se origina la jaqueca por lo que comemos, no tienes depresión por lo que te ocurre, no sufres de insomnio por el estrés del día, ni por los mal llamados problemas porque no existen los problemas si tienen, todos,  solución.

Tienes depresión, tenemos dolores, se cierra el pecho, la angustia invade tus días, tenemos palabras que jamás decimos, sueños que jamás cumplimos, que hoy , que mañana, y el mañana es hoy, y el hoy fue tu ayer, pero sigues igual; y así cuando llegamos al último día, el de la muerte, y te das cuenta que ese día era el futuro, que no hiciste nada de lo que soñabas, de lo que te habías puesto como metas y deseos a cumplir, que te quedaste sola, sin nadie, nada dentro porque no viajaste a donde estaba el orígen de la enfermedad y el vacío insoportable; ese pequeño y diminuto origen de todo que está en tu pasado, ese virus letal que heredaste,esas creencias dañinas que te marcaron no las quisiste buscar, no las miraste, no las querías recordar aunque las vieses a diario, porque así era cómodo y déjame decirte algo Donna Bella: la felicidad no se lleva bien con la comodidad.

Conclusión y a ponerte en acción

Entonces en qué concluyo? En el hecho inevitable, aunque bello y empoderador, de que a las historias las tenemos todas, que heredamos lo que el universo nos da, que los daños y creencias dañinas de nuestra infancia son moneda corriente, son habituales en todos los seres humanos.

Las historias tuya, mía, la de él, la del país o región en la que vives, son quienes nos han formado como somos

Eso no quiere decir que la aceptes así sin más, tampoco dice que está bien o mal cada una por separado; pero sí son para saber y aceptar si a nosotras nos hacen bien o mal, y si dañan, entender y comprender, por qué se repitió de generación en generación sin parar.

Que jamás sabrás lo que es una vida plena, nunca podrás vivir en consciencia, y no llegarás a ser completa, ni disfrutarás de tu día a día ni de cada minuto del día siendo tu misma, si no viajas a dónde tu historia comenzó, al tiempo en el que metieron en ti esas creencias dañinas, al origen de esas dolencias que hoy cargas, sin darte cuenta que te están dañando; y sólo es cuestión de meterse dentro, mirarte, y desnudarte para quitarte todos los disfraces.

El camino que elegí. Yo estuve temerosa y silenciada como tú 

La salida, sea cual sea ese dolor que te aqueja, siempre está muy cerquita, ahí a pocos pasos; y ¿sabes por qué no la vemos? porque nos paramos y miramos para el lado opuesto al que está la puerta 

Para sanar, conocer mi historia, amarla, amar lo que me dejaron, amar lo que me tocó, fui y recurro a eso para contarles, cómo yo, Sonia, quien salió del oscuro dolor habiendo recurrido a esas historias, porque era necesario, y no lo hice, ni lo hago para como venganza para  quienes algo hicieron o no hicieron por mi. Recurro a mi historia de vida porque es bello entender cómo cada familia tiene distintos dolores, interminables hechos y cuestionables creencias, que marcaron de mala manera la vida de sus hijos, marcaron mi vida, y por todo eso pude aceptar que esa que se había vaciado por completo, no estaba siendo yo.

Traía dolores y patrones que se venían repitiendo de generación en generación, y si no los miraba, no los comprendía, no los amaba y los abrazaba conmigo para luego perdonarlos, y así tranquila poder mostrarles lo que fue mi vida, para enseñarles el camino que yo hice y demostrarles  que sólo tú puedes lograr la completitud, la paz y el amor propio.

Elegí el camino más difícil, el más incómodo, y es que la comodidad no se lleva bien con tu despertar, con el éxito, mucho menos con mi convicción de vida espiritual

Hoy 

Hoy no podría amar quien soy, hoy no podría sentirme completa siendo yo, hoy no podría ser esta mujer que se sabe y se siente inmensamente feliz por despertar cada día con el propósito de brindarles a otras mujeres, para darte a ti, las herramientas para el cambio. 

Soy quien ama ver a mi hijos amándose como son, inspirándolos en cada paso para que sus vidas sean lo que ellos decidan ser sin disfraces, sólo siendo ellos mismos.

Solo llegué aquí, agradeciendo lo que me dieron mis padres, aceptando que ellos hicieron lo que pudieron, marcado por un patrón dañino sin sanar.

Mi madre y mi padre, me dieron lo que sabían, lo que ellos eran, eso no quiere decir que me hacía bien lo que me regalaron; eso no estaba bien y yo lo que hice fue buscar ese virus que me había convertido en nada, que me asfixiaba , que se había apoderado de la verdadera yo hacía más de 20 años y me vaciaba poco a poco.

Fui a buscar el origen de tanto dolor, de mi enfermedad, de tanto vacío; en mi historia personal, en la historia familiar, esa historia que yo la conocía, porque la vi en mi casa, con mi madre y mi padre, la vi en casa de mis abuelos, pero no la comparaba antes conmigo hasta que me ví siendo mi madre y mi abuela el día que caí al oscuro y maloliente vacío

Esto no es reprochar lo que no se hizo, porque entendí que era mi misión darle un alto a ese patrón dañino de mujeres que no se amaban.

Para sanar esa historia, y hacer un árbol familiar bello, con el propósito de hacer brotes sanos, hijos sanos, y los hijos de mis hijos sean sanos; para que quienes traemos hijos a esta tierra, nos amemos porque es la única manera de que ellos se amen y sepan dar amor al mundo; para todo ello, quise conocer mi dolor, la causa de mi vacío existencial y salir del lugar más oscuro que jamás antes había caído, y la única manera de hacerlo, era haciéndome cargo de quien era yo, de lo que venía conmigo y amarlo, perdonarlo y sanarlo para no repetirlo.

 

NO ES DESPRECIAR- ES AMAR A CADA PERSONA Y AMARME A MI

No inculco el desprecio a nadie, al contrario, diciendo la verdad es el mejor regalo que le hice al padre de mis hijos, a quien quiero con toda mi alma, porque así como yo merezco ser feliz, él merecía la verdad para ser feliz.

Tampoco es un reproche a los padres cuando se lee mi historia, cuando cuento que mi historia familiar fue dolorosa; y de ella corregí mucho, sobre todo el hecho de que un hombre no tiene el derecho de maltratar física o psicológicamente a una mujer, no debe vejarla; ni ella a él. 

Te muestro que por más que fuera mi historia, ella no estaba sana, yo no estaba sana, eso no es sano, y eso cambié, eso cambia tu entorno, eso cambia al mundo, y eso le doy a mis hijos, eso necesita el mundo

Amo el amor, no es lo mismo que la codependencia emocional, la enfermedad de que si te vas me muero, ni el creer que no serás nada sin él. Esto me lo enseñó mi bella historia familiar cuando fui a buscar al pasado a ese virus que había enfermado a esta mi familia durante tantos años.

Amarnos y amar ver a un mundo mejor, es mirar hacia adentro en vez de buscar culpables afuera

Aceptar que nos equivocamos y que solo tu, solo yo, podemos cambiar todo ese silencio y dolor, en risas y carcajadas de amor

No te voy a pedir que cambies, sólo te diré una cosa:

No podrás saber, llegado el día de tu muerte, quién eras de verdad, o lo que podrías haber logrado si lo hubieras intentado. 

No podrás conocerte ni hacer este viaje si no intentas siquiera armar las maletas con lo que necesitas para aprender a volar.

Y AQUÍ ME VES

HOY SOY FELIZ, EXITOSA, VIAJO SIN DOLOROSAS MOCHILAS INNECESARIAS, AMO ESCRIBIR, ME APASIONA MI PROPÓSITO DE VIDA QUE ES EMPODERARLAS, PARA QUE MUCHAS DE USTEDES ME ACOMPAÑEN A SEGUIR EMPODERANDO A CADA BELLA DONNA, Y LLENANDO DE AMOR Y PAZ AL MUNDO.-

Hoy AMO DARLES CHARLAS A MIS HIJOS DESDE LA VERDAD, CON HISTORIAS MÍAS Y DEL MUNDO, SOY QUIEN CULTIVÓ EL AMOR DE VERDAD EN ELLOS.

ÉXITO PARA MÍ ES: SABER QUE NADIE HARÁ QUE DUDE OTRA VEZ DE MI , DE LA CAPACIDAD INNATA, DE MI FUERZA, DE MI GRANDEZA Y DE MI JAMÁS QUEDARME QUIETA PARA LOGRAR MI PROPÓSITO DE VIDA HECHO MISIÓN; Y SER LA ÚNICA, LA MÁS BELLA, LA AUTÉNTICA VERSIÓN DE ESTA QUE SOY EN ESTA VIDA.- 

– ‘Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas’.  Mary Wollstonecraft.

Abre el e-book aquí que te hará dar un pasito y podrás ver dónde está la puerta de salida y cómo abrirla

Quiero conocerte y saber cómo puedo ayudarte

Regístrate para recibir contenido exclusivo y emprender este camino.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
ÚNETE A TI PARA HACER DE TU VIDA LO QUE ERES Y LO QUE SUEÑAS.