Blog

¿Relaciones siempre dañinas?

Por qué siempre llega a mi alguien que me daña?

Parezca casualidad, o creas que por azar, siempre encuentras relaciones que te dañan, te torturan física o emocionalmente o no es así? Debo decirte en primer lugar que nada es por azar y la casualidad no existe, es lo que te debe tocar porque es lo que atraes, lo que refleja tu persona, es así de cruel, y es la verdad.

No hay en el mundo nada que esté puesto ahí sin una misión a cumplir, sin un objetivo. El que siempre llegues, por distintos caminos, a la misma situación, al mismo dolor; es por ti, por lo que debes comprender de tu interior.

Alguna vez siquiera optaste o tuviste un minuto para mirar hacia adentro tuyo, y así poder dilucidar lo que hace que tu vida sea repetitivamente dañina?

Claro que traes contigo una herencia. 

Te harás cargo de ella?

Como antes lo mencioné; en el bazar mágico y universal que es la vida; nada ocurre porque sí; aunque no elegiste ser de esta manera siempre auto dañina; lo traes contigo y siempre has evitado darte cuenta, obvio que no lo sabes, y por ello lo hiciste porque lo impuso una matriz. Pero seguramente en este momento estás sumergida en el vacío más oscuro, en el hueco mas traumático que habías antes experimentado y no sabes cómo  ni de donde tomar una cuerda que te haga volver a ver la luz.

Recuerdo ese día

Cuando llegué a ese día, en el que mis lágrimas ya no se sostenían, luchaban para no desbordar de mi lagrimal ; mi garganta se había anudado… y fue un día en el que no sabía si hacía frío o calor, si pisaba terreno blando o duro, si tenía hambre o me daba lo mismo; sólo sentía que hasta ese día había llegado y algo dentro mío me quería mostrar la cuerda que de ahí me sacaría; yo lo escuchaba, lo sentía; y así fue que desde ese día, cambió, perdón, comenzó mi vida; porque ahora soy yo quien la vive, la decora, la arma y la ilumina.

Tus parejas abusivas no se sintieron atraídas por tu “luz”, tu empatía o tu sensibilidad, sino por tu falta de amor propio y de límites para defenderte.

Toda relación sigue manifestando en tu vida dolor porque hay una parte de ti que los necesita para seguir dándole play a tus propias heridas y necesidades, heredadas, insatisfechas, no curadas.

Esto es lo que hay en esencia en toda relación tóxica: temas no resueltos. Ambas partes repiten sus heridas nucleares y se reflejan y demandan sus necesidades insatisfechas y no resueltas entre sí.

Si hay un agujero de privación y carencia en ti, permitirás lo que sea, con tal de que tu vacío sea llenado. ¿Qué es tóxico aquí? La única relación tóxica es la que mantienes contigo misma.

Hay una parte de ti que necesita que el otro te recuerde quién eres.

Tus parejas abusivas no se sintieron atraídas por tu “luz”, tu empatía o tu sensibilidad, sino por tu falta de amor propio y de límites. Deja de negar lo innegable. Es necesario hacerse consciente y responsable de la parte de responsabilidad que tú representas en ese juego que no puedes dejar de jugar; sabes que pierdes en cada tirada, te da asco, te hace sentir inútil, sofocada, vacía y drenada al hartazgo, pero es un vicio difícil de soltar.

Hazte consciente de las mentiras y las historias que te estás contando para mantenerte atrapada en relaciones que sabes que no van a ninguna parte porque son trauma sin ninguna posibilidad de avance.

Escucho mucho en el bazar espiritual de conversaciones ajenas: “Es que soy muy empática y absorbo todo de todo el mundo o atraigo  relaciones abusivas”  A veces nos ponemos etiquetas que nos hacen sentirnos especiales. Te  complace sentirte una mártir, y te sientes especial por eso, porque muchos aspectos tuyos, propios te fueron negados en la infancia, te acostumbraste a las caretas, a los disfraces. Y te aporta sentido del Ser, pero esto tiene un origen muy claro, ausencia y desoír emocional, llegar a ese origen es necesario para comenzar a vivir desde la verdadera tu.

Los sanos empáticos pueden sentir las energías caóticas en los demás; a mí me ocurre hoy que puedo saltar desnuda si es lo que siento, que puedo decir no, porque mi interior dice no, sin importar si daño o no con mi verdad, y por ello me alejo de situaciones que me puedan dañar o me drenan, quitan mi sentido del ser, mi luz y mi paz. No me expongo.

Muchos dicen tener atracciones místicas por  personas abusivas… “era como si ya nos conociéramos”… Claro es revivir tu infancia. Lo que realmente están describiendo es un vínculo traumático. Sólo los vínculos traumáticos generan esa intensidad emocional inicial y la atracción a situaciones tóxicas que luego dejan a ambas partes heridas, atrapadas y confundidas.

Recuerda que cada relación está aquí para mostrarte aspectos de ti que aún necesitan sanación y atención.

Tus límites reflejan lo dispuesta que estás para protegerte y no tienes que justificarlos ni tienen que entenderlos, porque NO son negociables.

Comprender y aprender a sanar

El primer paso es que aceptes que la única que podrá sacarte de ese vacío, de la noche existencial, eres tú

Luego se abre ante ti un libro gigante de vida lleno de savia familiar a quien podrás iluminar con tu actuar, con tu comprensión, perdón y sanación.

Una vez que escuches todo aquello que te regaló el destino en manera de herencia; podrás sentirte segura de que eres bendecida universalmente para que ese árbol histórico comience de una vez por todas, a dar brotes sanos, llenos de amor propio, aceptación, paz espiritual y confianza de salud emocional.

Amo lo que me tocó, adoro ahora por ello ser yo.

Permítete sacar la mugre que está impidiendo que el sol y la luz lleguen a tu interior.

Me desafío a diario para ayudarlas a sanar, por unas mujeres llenas de amor propio, para que nuestros hijos conviertan este mundo con relaciones sanas, por un planeta que alcance la paz sin el uso de armas, sin los abusos, sin burlas o frases inquisidoras.

Sean ustedes mismas desde ya.

Quiero conocerte y saber cómo puedo ayudarte

Regístrate para recibir contenido exclusivo y emprender este camino.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *